domingo, 22 de septiembre de 2013

Un regalo inesperado

domingo, 22 de septiembre de 2013
Mire donde mire encuentro un lugar para emocionarme. Tristeza y dicha se dan la mano en una misma imagen. Me doy cuenta de la importancia que supone tener a alguien al lado para que te ayude cuando ya no puedes solo. Y más importante aún, para que no permitan que se te olvide reír.

Un señor mayor me descubre mirándole cuando intenta llegar desde su silla a la orilla, le sostienen su hijos y dudo que pueda darse un baño. Para mi sorpresa, poco a poco sus pies avanzan y tocan el agua. Ahora también sus rodillas se sumergen.

Desde mi toalla creo verles reír. De repente el hombre más robusto se sitúa tras el anciano padre y le coge suavemente por la espalda, a la altura de los brazos, éste se deja caer. Flota entre las olas. Se balancea, o le balancean, ¿importa eso realmente? El señor ya no se da cuenta de mi presencia, él solo sonríe bajo los delicados rayos del recién llegado septiembre. Sonríe y me regala su felicidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
sakura © 2008. Design by Pocket