lunes, 24 de enero de 2011

Hasta la próxima noche

lunes, 24 de enero de 2011

Un poco tarde para felicitaciones de Año Nuevo, ¿verdad? Aún así, deseo que el 2011 sea bueno para tods. Y qué mejor manera que empezarlo con un sueño.

¿Nunca os ha pasado eso de abrir los ojos unos minutos antes de que toque el despertador y no saber si estáis en un sueño o en la realidad? Y aún más allá: cuando ya estáis completamente espabiladas y aún sabiendo que se trataba de una idea creada por la mente, ¿las energías positivas que se desprendían de aquel sueño os han acompañado durante el día? Pues bien, a mi sí. Ha sido esta mañana. Y persisto en el mismo estado buen-rollero de entonces.

Al despertar, una absurda sonrisa estaba pintada en mi cara, y todo por un sueño que imagino habría tenido hace unos minutos o quizá al principio de la noche; vete tú a saber... el caso es que lo recordaba como si acabara de suceder. De esta sabia manera, y viendo mi placidez, decidí darme la vuelta y dormir un poco más. Verdaderamente no dormía, estaba en esa confusa etapa del sueño en la que te encuentras a medio camino entre el mundo del subconsciente y tu habitación o mejor dicho, y hablando con más propiedad, esos instantes a los que los psicólogos llaman “Fase 2”.

Conseguí recuperar mi sueño. Y allí estaba yo. Con la boca llena de ensalada intentando no lanzar a su cara todo un compendio de hortalizas. Apretaba los labios con fuerza evitando una sonora carcajada. Risotada que, sin embargo, creo que emití desde la cama. Y mientras él se aproximaba cada vez más... Era una situación tan cómica como dulce, por paradójico que pueda parecer. Un ruido me despertó definitivamente: era mi compañera de piso preparándose para ir a la universidad. Debía incorporarme al universo real. Lástima.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
sakura © 2008. Design by Pocket