jueves, 23 de septiembre de 2010

A mi manera

jueves, 23 de septiembre de 2010
- ¿Te arrepientes?

- Durante un tiempo fui feliz y pienso, que si queremos aspirar a serlo hay que arriesgar. No se trata de ganar o perder, el quid de la cuestión reside en vivir experiencias nuevas. Así, si en el futuro formo una familia, tendré miles de historias que contar a mis nietos con una sonrisa en la boca. De hecho, de imaginar tal momento, soy feliz.

- Todo eso es muy bonito, pero ¿y el sufrimiento dónde queda?

- ¿Sufrimiento? Eso son palabras mayores... reservémosla para las cosas que realmente importan en la vida y para aquella, la única, que no tiene remedio.

- ¿Por qué te haces la dura? Yo te he visto llorar. He sentido como tu voz quebraba y no podías continuar, te he notado ausente y decepcionada... he admirado la inocencia que aún escondes. ¿Todavía te atreves a decir que no echarías el tiempo atrás para no cometer errores?

- Son distintos puntos de vista. Mi intención no es 'hacerme la dura' cómo tampoco pienso que las personas que forman parte de mi camino sean un error y ni mucho menos escondo el dolor que se acumula tras cada golpe... Lo que sucede después no es culpa de nadie, son daños colaterales que hay que asumir al vivir; a lo que me refiero es ¿por qué quedarnos sólo con lo malo?

Hoy, sin ir más lejos, al abrir un cajón he encontrado una preciosa frase escrita en un papel y ¡era para mí!, y me ha venido a la mente otra frase que él mismo dijo “no importa el tiempo, lo que cuentan son los sentimientos”; luego he mirado la pared y ahí estaba la foto con mis amigas de toda la vida, en la ciudad dónde nací y un poco más abajo estoy con cuatro flores cada una de un jardín y algo más allá un billete de avión; y así miles de recuerdos que voy almacenando en el corazón, en ese mismo que no olvida los golpes.

¿Y sabes por qué los sigo guardando? Porque me gustó aquel Martes con él en la playa, porque me reí con ella fumándonos cuatro porros en un callejón, porque viajé a rincones desconocidos y conocí a niñas que fueron como hermanas para mí... llegaron y llegarán las despedidas, los llantos y los “I miss you”, pero ¿y lo que disfrutamos juntos? Eso vale más. Los años compartidos, los momentos fugaces que parecían eternos, los inviernos rutinarios y los veranos apasionados... No. No me arrepiento.



·· 'My Way' ··
Grandísima canción versionada por El Rey, Elvis Presley.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y pese a saber que tus preciosos ojos verdes han derramado lágrimas y eso me parte el alma, no puedo evitar sonreír al leer tus palabras... Esa forma de enfrentarse a la vida sí que es una verdadera lección.
Flor :)

LimonChocolate dijo...

Es la única manera de vivir :)

Carlos dijo...

Cada uno tiene su manera de vivir, pero ya sabes que nos acabamos conviertiendo "en aquello que vemos en los ojos de quienes deseamos". :)
en tu línea enana!

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
sakura © 2008. Design by Pocket