domingo, 29 de agosto de 2010

Bailando para él

domingo, 29 de agosto de 2010

A un metro escaso lo tuve. Y él se percató de ello.
¿Sabéis que impresión recorrió todo mi cuerpo cuando noté que sus ojos repararon en que los mios existían, en que estaba allí ensimismada mirándole y tarareando con él? No... no podéis comprenderlo. Es indescriptible. Lo único que alcancé a hacer fue bajar la mirada y esperar a que mi rubor desapareciera para poder alzar de nuevo la cabeza y continuar disfrutando de su presencia. Conforme iba avanzando la noche, el pudor se hizo a un lado y, sin perder el camino que anteriormente habían marcado nuestras miradas, en aquellos jardines, dos bocas pronunciaron al unísono una palabra... 'Sigueme...' Me sentí flotar en esa particular íntimidad compartida, rodeados de más de un centenar de personas; al ritmo de una melodía espirítual, de su semblante sereno y confiado. Mi cuerpo se contoneaba suave y provocativamente a sabiendas que estaba siendo observado. Mientras, él sonreía y disfrutaba del momento. Cuando nos volvamos a encontrar le diré que yo era la chica de aquel instante. Seguro que lo recuerda.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
sakura © 2008. Design by Pocket