domingo, 20 de junio de 2010

La del Calamaro

domingo, 20 de junio de 2010
El verdadero tema por el que Andrés Calamaro fue a Buenafuente, la presentación de su último disco 'On The Rock', quedó relegado a un segundo plano ya que la atención se centró en ese discurso "hedonista" que terminó proclamando. ¿Y dónde lo hizo? Si señores, ante la más progres de las progres. La socialista cadena. El azote de la derecha. La que critíca los toros, la Iglesia y la oposición. La cadena en la que las mujeres son preciosas caritas de muñecas esculpidas en cuerpos de top models. La Sexta de Wyoming y Buenafuente.

He de confesar que si en vez de haberlo hecho en este último programa, lo hubiera hecho en 'El Intermedio' no hubiera cabido en mí de gozo. Y no es que sea yo como una de esas típicas burguesas convencidas. No. A decir verdad, discrepo en muchas de las cosas con las que "el español tradicional" se siente identificado, pero odio los extremos y más a los que hablan sin saber, y más aún a los que por encontrar a cuatro colegas como ellos se creen que tienen el control sobre el mundo. ¡Deberían crucificarcos a todos! Ah, no, lo siento. Eso de crucificar lo dejo para los anteriormente citados, que van de modernos y no respetan al diferente. Al que no piensa como él y al que no comparte gustos como él. Una frase de Vittorio Messori lo resume muy bien diciendo más o menos que hay revolucionarios que quieren cambiarlo todo menos a sí mismos.

Cual redentores crean su propia filosofía compuesta de trocitos de otras muchas. Queridos, ¿no os dáis cuenta que provocáis risa? Detesto que miren por encima del hombro, que se consideren mejores por ir en contra del sistema; de lo políticamente correcto. Y es que aunque sean ateos, porque claro, obviamente también son ateos, deberían saber que existe el prójimo.

Me estoy dando cuenta que estoy haciendo 'la del Calamaro', así que volvamos al tema y descubriréis que organizó mi querido Calamaro en Buenafuente. Pues bien, comenzó su particular principio del fin advirtiendo al presentador de lo siguiente: "Quiero aprovechar que estoy contigo en este, el único programa que se deja ver, serio en el buen sentido, para renunciar a mi progresía. Llegué siendo un progre de toda la vida, un simpatizante de izquierdas, y me voy de aquí convertido en otra cosa, en un burgués social".

El artista nos puso en antecedentes mostrando uno de los motivos que lo habían llevado a estar allí sentado con su discurso en el bolsillo. Se mostró molesto porque un compatriota suyo -Leonardo Anselmi Raffaeli- es el promotor de una Plataforma antitaurina que reunió firmas contra la Fiesta Nacional por antonomasia.

De esta forma poco a poco se fue introduciendo en materia y preparó a los presentes diciendo: "Me gusta tocar estos temas políticamente incorrectos"

Fue ahí cuando presentó su particular Manifiesto:


"Con solemnidad y no sin cierto pesar, renuncio con el estado televidente español de testigo a mi status de progre, sospechado de rojo y libre pensador.
Renuncio a la progresía porque quiero corridas en Cataluña, quiero correrme en una Fiesta de arte y muerte, verte correrte de buena suerte, y es más, quiero que vuelva José Tomás en Barcelona de nuevo y no me muevo de mi respeto a las tradiciones y que los papelones los haga mi compatriota que juntó cuarenta firmas por la derrota de esta fiesta que pintaron Goya y Picasso y por si acaso no quedó claro, le aclaró mi buen Andreu, que hago bulto por la libertad de culto y si prohibir es progesía y el progre es rabioso anti rojo, mi antojo es renunciar al progresismo ahora mismo." (VIDEO)

El público que asistía al programa ovacionó al cantante, no sé si sería porque compartían ideales o si el hecho de quitarse el sombrero ante Calamaro fue debido a su valiente sinceridad. Valentía que le llevó a nada más y nada menos que a 'La Sexta' a hacer su declaración de renuncia-progre, y nada más y nada menos que al plató de Buenafuente, quien se quedó pálido cuando vio sacar a Andrés Calamaro esa hoja burrapateada. Si me lo permitís, al gran Andreu Buenafuente, se le pusieron de corbata.

Durante el discurso, a mi parecer, Andreu estaba intentando buscar una ingeniosa respuesta, pero es que cuánto más hablaba el otro más se desconcetraba este. El presentador no daba crédito tampoco ante la respuesta del público y tras las palabras de Calamaro, no se le ocurrió otra cosa que decir: "Como sois los argentinos..."

Que cada uno se lo tome como quiera, no voy a explicar de lo que estoy o no a favor. Simplemente aquí se exponen una serie de hechos y de interpretaciones que pueden ser o no acertadas, no seré yo quien dicte lo que es dañino.
Si lo hiciera tendría que renunciar a ser progre, como si que deberían hacer algunos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
sakura © 2008. Design by Pocket