sábado, 27 de marzo de 2010

Una etapa más

sábado, 27 de marzo de 2010




Hoy no me he dormido en el autobús. Algo que pasaría de inadvertido para cualquier persona, algo puede que normal. Pero en mí no lo es. Yo suelo aprovechar cada ratito libre para dormir. Y aunque llevaba "A Sangre Fría" en la mochila, tampoco he leído. Iba con el Mp4 y me aburría. No dormía, no leía, no escuchaba.

Bueno escuchar exactamente no, pero oir... ¡vaya que si oía! ¿No os ha pasado nunca que estáis en un sitio público y no cesáis de oir la conversación de las personas que se encuentran cerca de vosotros? Pues a mí eso me ha ocurrido esta mañana.

Eran tres o cuatro niñas de edad algo inferior a la mía. Probablemente éste es su primer año de carrera. Si. Seguramente. Porque los fragmentos de su diálogo que he alcanzado a percibir hablaban de la familia, de la distancia, de cinco años fuera de casa... y en general para los que estudiamos en la universidad (por lo de los cinco añazos, digo), y particularmente los que estamos lejos de casa, sabemos por donde van los tiros.

Me ha llamado la atención lo que una de ellas decía: "allí es como si no te conociera nadie, como si estuvieras sola, como si no fueras tú" ; a lo que otra añadía, apoyando a su colega, "lo peor esque por lo menos aquí discutes con tu mejor amiga, pero allí... allí no tienes con quien reñir, con quien salir..."

Esa conversación me ha catapultado unos doce meses atrás, quizá alguno más. Mi amiga, y desde hace más de un año, compañera; era también aquel día en ese autobús mi compañera de asiento. Y veníamos a razonar de forma parecida a las chicas anteriormente citadas. Ahora es distinto. Ya no somos de ningún sitio. No pertenecemos a nada. Ya no es "aquí" o "allí". Tampoco estamos solas: es una nueva etapa. Como la de cerrar el entrañable fotolog y abrir este frío blog. Poco a poco le daré calor.

Volviendo al tema, por lo que he podido comprobar durante mi viaje, la reacción de nuestras novel viajeras es normal. Es natural sentirse sola lejos de tu tierra, apartada de tu gente. Lo que no significa que hayas dejado de formar parte de sus vidas ni que seas más introvertida o insociable. Cada persona tiene un grado de adaptación, de asimilación de las circunstancias que le rodean. Y a la mayoría, tales situaciones, nos causan efectos parecidos. La diferencia esque unos espabilan antes que otros. Se acostumbrarán. Al fin y al cabo, como decía Clint Eastwood en "El sargento de hierro", todo se reduce a "improvisar, adaptarse y vencer".

Que conste que no soy una enterada, pero hoy no me apetecía hacer nada durante el viaje y bueno... ¡¿de dónde hubiera sacado la entrada?! Una cosa que si que he hecho es mirar por la ventana y deleitarme con la belleza de los almendros manchegos en flor.

2 comentarios:

Hermandad Neoguayista dijo...

Yo escucho las conversaciones de otras personas en el tren casi todos los días ;)

Pablo S dijo...

Entradica interesante, Sakura, sobre todo con Clint Eastwood...
A ver si aprendes a "seguir"

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
sakura © 2008. Design by Pocket